En la últimas décadas se ha ido incrementando el numero de personas que padecen dolor crónico.

Una de las principales causas es la actual esperanza de vida, el aumento de la longevidad y con ello el volumen de pacientes de avanzada edad.

Dados los inevitables cambios musculo-esqueléticos relacionados con la edad, con el avanzar de los años surge la necesidad de encontrar soluciones que ofrezcan una mayor calidad de vida a quienes padecen dolores de forma prolongada.

Aceptar Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios, mostrar publicidad y recoger información estadística. Al continuar con la navegación entendemos que lo acepta. Puede encontrar información sobre cómo borrar las cookies de su navegador en Google.