Día Mundial contra el Dolor

17 de Octubre de 2017

Día Mundial contra el Dolor

Dr. Marcello Meli: "¿Estamos cerca de vencer el dolor?"


Si miro hacia atrás, unos veinte años atrás, probablemente ni hubiéramos entendido el significado de un Día Mundial contra el Dolor. Ni los médicos ni la población estábamos preparados para conocer y reconocer la realidad de los que, por una enfermedad u otra, sufren dolor físico y consecuentemente emocional, de forma prolongada, a veces, para siempre.

La existencia de esta importantísima jornada de concienciación nos permite levantar la voz a nivel institucional y social para que se reconozcan derechos fundamentales de quienes sufren esta condición.

Hoy contamos con unidades del dolor en casi todo el territorio español, con clínicas privadas monográficas, con medios tecnológicos eficaces, con profesionales formados y con muchos más en vías de formación.

Así que la pregunta, llegados hasta aquí, es: ¿Estamos cerca de vencer el “dolor”?

Me temo que las noticias son malas. Las razones, como no puede ser de otra forma en un mundo tan complejo, son varias. Intentaré explicar tres causas que he encontrado, de todas las que se puedan identificar, y que me parecen muy interesantes. Las propongo porque no dependen ni del paciente, ni del proceso patológico en sí. Son más bien sesgos de tipo sociológico y que, en teoría, podrían ser susceptibles de ser mejorados o modificados:

 

1. No existe consenso sobre lo que es dolor crónico

Los sanitarios tenemos la tentación de tirar la toalla cuando no llegamos a entender un caso clínico o no es efectivo el tratamiento aplicado. Etiquetar algo como “dolor crónico” es una vía de salvación para el profesional y también para el paciente que, al final, tiene un diagnóstico y una explicación para su problema.

 

2. La cultura de la enfermedad “dolor crónico”

Desde varios sectores, incluyendo a la industria, se ha fomentado el concepto de la existencia de la enfermedad “dolor crónico”, para la cual se ha creado un amplio abanico de medicamentos “ad hoc” que, en su gran mayoría, no son otra cosa que opiáceos y derivados en varias formulaciones, sobre todo las presentaciones de alta biodisponibilidad.

Creada la enfermedad, se ofrece también el remedio. De este modo es más cómodo para el médico y para los gestores de salud pública, para los cuales es también muy tentador afrontar un problema de tal envergadura con un único remedio universal, que no requiere inversión intelectual. Se está demostrando que no ganaremos la guerra al dolor crónico solo con los fármacos, ni los más potentes. 

Desafortunadamente las cosas no son tan simples. No existe evidencia científica alguna de que la morfina y sus derivados sean eficaces en el medio y largo plazo contra el dolor crónico. Uno de los efectos colaterales gravísimos de esta tendencia es que se está creando una bolsa de pacientes realmente adictos a la morfina y que siguen teniendo dolor. Este es un problema a nivel global, pero ya ha llegado también a Europa.

 

3. El sistema de salud como creador del dolor crónico

Si un paciente tiene una hernia discal y no es candidato a cirugía, pero sí a una técnica de unidad del dolor (por ejemplo, una epidural), el sistema público tiene una capacidad de respuesta de entre tres meses y dos años, en la actualidad. Esto solo quiere decir una cosa: el dolor, de agudo y fácilmente manejable, se transforma en crónico (más de seis meses de duración). La paradoja está servida: este paciente será al final clasificado como “dolor crónico” y posiblemente se le ofrecerá morfina para manejar su dolor. Nos encontramos delante de un sofisticado y perverso proyecto de iatrogenia del cual los médicos solo somos una involuntaria rueda de transmisión.

 

Ninguno de los tres fenómenos descritos tiene una única forma de ser abordado ni una solución sencilla, ni tampoco rápida. Si en la medicina privada se puede acceder con rapidez a la atención del médico, no es así en los sistemas sanitarios públicos. No es que estos últimos sean malos, todo lo contrario, es más bien que el entorno es cada día más complicado de manejar. El tema de la longevidad y de la gestión de la cronicidad es un verdadero quebradero de cabeza con unos recursos destinados insuficientes.

En Aliviam ofrecemos una atención rápida, casi inmediata, al dolor, porque nos preocupa que el paciente vuelva con fuerzas a su actividad habitual, por ello aplicamos tratamientos mínimamente invasivos y de alta resolución. Siempre que es posible evitamos el empleo de fármacos, aunque los dispensamos cuando así lo requiere el criterio médico y científico.

 

Feliz Día Mundial del Dolor, “sin dolor”.

 

Siguiente entrada

Entrada anterior

Entradas relacionadas

Entradas similares

Aceptar Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios, mostrar publicidad y recoger información estadística. Al continuar con la navegación entendemos que lo acepta. Puede encontrar información sobre cómo borrar las cookies de su navegador en Google.