Ozono contra el dolor

27 de Abril de 2017

Ozono contra el dolor

El dr. Marcello Meli, director de Aliviam, explica tres aplicaciones eficaces del ozono en tratamiento del dolor


El ozono posee una capacidad oxidante sobre las biomoléculas de nuestro cuerpo. Cuando se aplica, el organismo activa respuestas antioxidantes que pueden proporcionar diversos beneficios, entre ellos, la reducción o eliminación del dolor.

En la práctica diaria, los resultados de la aplicación de ozono para el tratamiento del dolor resultan muy positivos. Y aunque desde la medicina basada en la evidencia no hay resultados sólidos que la avalen, existen varios estudios que respaldan su eficacia, además de la experiencia.

En Aliviam hemos seleccionado las aplicaciones del ozono que han demostrado ser más eficaces contra el dolor:

 

1. Aplicación de ozono epidural

El ozono se inyecta con el fin de actuar sobre el espacio epidural:

- En caso de hernia discal con compresión de la raíz nerviosa, se infiltra alrededor del nervio espinal.

- En caso de dolor tras una intervención de columna, se accederá a través del hiato sacro (infiltración epidural caudal).

Frente a la estimulación oxidante del ozono, el organismo produce una respuesta natural antioxidante, que a su vez aporta:

  • desaparición del edema
  • mejora de la circulación sanguínea
  • acción regenerativa

 

2. Discólisis por ozono

Consiste en la infiltración de ozono en el disco herniado (cuando es el mismo disco el que comprime tejido nervioso). Esto genera una serie de reacciones en el núcleo discal que culminan con la reducción del volumen del disco y, por tanto, de la hernia, reduciendo el dolor.

 

3. Ozono intraarticular

Se basa en la aplicación de ozono y oxígeno en las articulaciones doloridas. La combinación de ambos elementos genera unos efectos biológicos que aportan beneficios como:

  • estimulación de la circulación
  • revitalización de las funciones orgánicas
  • reactivación del sistema inmunológico

Esta aplicación es eficaz para tratar el dolor derivado de patologías inflamatorias crónicas (como la artritis, artrosis, dolor crónico…) y como terapia complementaria en enfermedades oncológicas.

Siguiente entrada

Entrada anterior

Entradas relacionadas

Entradas similares

Aceptar Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios, mostrar publicidad y recoger información estadística. Al continuar con la navegación entendemos que lo acepta. Puede encontrar información sobre cómo borrar las cookies de su navegador en Google.