Dolor cervical

3 de Noviembre de 2016

Dolor cervical

La fisioterapeuta Mar Gallego explica cómo acabar con el dolor provocado por la cervicalgia, una afección cada vez más extendida entre la población


¿Qué es la cervicalgia?

Conocida como ‘dolor cervical’, hace referencia a la afectación dolorosa de la zona cervical en general. Es una patología prevalente, se dice que alrededor del 80% de la población padecerá dolor cervical en algún momento de su vida.

El dolor provocado por la afectación de la columna cervical se puede irradiar a los trapecios, los hombros y la cintura escapular, pero también a la cara o la cabeza, dando lugar a cefaleas, o a los brazos y manos, dando dolor o adormecimiento en dedos.

 

Población más afectada

Un episodio de dolor cervical se puede dar tanto en niños como en adultos.

Los niños pueden sufrirlo por una mala postura (tortícolis), que se suele resolver en 3-4 días.

En los adultos afecta en mayor medida a las personas sedentarias. Hay también una mayor prevalencia en la población que se dedica al trabajo de oficina o que implique poca actividad física, por el mantenimiento de posturas incorrectas (pese a la normas de higiene postural). 

En la actualidad, con el uso de las nuevas tecnologías está aumentando su prevalencia en la población más joven.

 

Causas frecuentes

El dolor de la columna cervical puede deberse a múltiples factores. El más frecuente de forma traumática, es el latigazo cervical tras un accidente de tráfico con colisión trasera.

Otra causa común es el mantenimiento en el tiempo de las alteraciones siguientes:

· Alteraciones de la visión
· Alteraciones en la zona mandibular (mala oclusión)
· Mantenimiento de malas posturas durante largos periodos
· Bloqueos cervicales por cervicoartrosis (con la edad hay una mínima pérdida natural de movilidad)
· Enfermedades reumatológicas

 

Síntomas

Normalmente esta afección cursa con dolor y/o adormecimiento,  y en ocasiones puede ir acompañada de mareos, náuseas y cefaleas.

 

Tratamientos

En el caso de cervicalgia provocada por patologías inflamatorias, se suele aplicar medicación o un tratamiento mínimamente invasivo que reduzca o incluso elimine el dolor.

En aquellos casos provocados por malas posturas, de las cuales derivan contracturas o falta de movimiento, se suele hacer o bien terapia manual o bien el método Mckenzie de terapia mecánica. A través de este método se realiza una exploración física exhaustiva del paciente y se le asignan una serie de ejercicios que deberá realizar diariamente en casa (revisándolos con cierta frecuencia en consulta). Estos ejercicios, personalizados para cada paciente, permitirán la devolución de la movilidad y el alivio del dolor.

 

Aliviar el dolor cervical, consejos cotidianos

Si sufres dolor cervical es aconsejable que hagas los siguientes movimientos para ver cuánto puedes mover la zona:

· Mover la cabeza hacia el lateral, como si quisiéramos tocarnos la oreja con el hombro,
· Rotar la cabeza hacia ambos lados,
· Llevar la cabeza hacia delante o hacia atrás…

Con esto, cada uno puede testar su movilidad cervical y ver si el movimiento está libre en todo momento o si cuesta hacia algún lado. Si no hay dolor en ningún movimiento, será suficiente con hacer algunos estiramientos tras posturas mantenidas, o simplemente realizar actividad física tres o cuatro veces a la semana.

En el caso de que algún movimiento sea bastante doloroso y/o esté limitado, será conveniente que te pongas en manos de un profesional para que te guíe en los ejercicios que son mejores para ti. 

 

Para más información, consulta con Aliviam

Siguiente entrada

Entrada anterior

Entradas relacionadas

Entradas similares

Aceptar Modificar su configuración El sitio web www.aliviam.com/ es utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a sus páginas web. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Encontrará más información en nuestra Política de Cookies